Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Telenoche. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1º de mayo

Acto del PIT-CNT: reclamos al gobierno, apuesta la reducción de la jornada laboral y en defensa del plebiscito de la seguridad social

Marcelo Abdala centró su discurso en llamados a “la paz mundial”, instando a un cambio “radical” en la matriz productiva y con un mensaje de apoyo y explicaciones sobre el plebiscito de reforma de la seguridad social.

1 de mayo de 2024 - 11:39

El acto central del PIT-CNT por el Día Internacional del Trabajador tuvo al presidente de la central, Marcelo Abdala, fue el único orador. En su intervención, el dirigente celebró haber conseguido más de 430.000 firmas para plebisictar la reforma de la seguridad social, un “inmenso e histórico logro cultural” conseguido frente a “falacias y tergiversaciones” de quienes están en contra de la iniciativa, que buscan “generar miedo en la gente y aversión a la propuesta de cambio”.

Ahora, dijo, es tiempo de “asumir los desafíos de este nuevo escenario de acción, donde esperamos que no haya excusas para aportar a un debate de posiciones respetuoso y centrado en argumentos”, porque “el objetivo es pertinente, justo y posible”. “Se vienen tiempos para forjar la victoria popular, difundir los fundamentos conceptuales” y “las propuestas programáticas que sostengan esta iniciativa popular”.

En otro orden, Abdala señaló que, según la ONG Oxfam, la riqueza acumulada de las cinco personas más ricas del mundo se duplicó desde 2020, mientras que la riqueza del 60% de la humanidad se redujo y sostuvo que “el poder mundial está en manos de un conjunto de oligarcas milmillonarios que capturan más riqueza que la mayoría” de la población mundial. En ese sentido, llamó a una “revolución tecnológica” que permita “satisfacer el conjunto de las necesidades humanas”.

Además, el presidente del PIT-CNT dijo que “pide a gritos que los movimientos obreros y populares del mundo” se levanten “con independencia de sus filiaciones políticas y religiosas a reclamar la paz que precisa esta humanidad para construir su futuro”. Como organización antiimperialista, la central sindical “condena todas las formas de terrorismo, porque el terrorismo no es el método de la clase obrera”, así como “el genocidio del Estado de Israel conducido por la extrema derecha en connivencia con el imperialismo norteamericano”, además de “exigir el alto al fuego inmediato solicitado por las Naciones Unidas”.

Cambiar la matriz productiva

Abdala mencionó como una “consigna central de todo un período” que el país comience a pensar en cambios profundos en la matriz productiva y de la distribución de la riqueza, porque “no alcanza con mantener la matriz productiva dependiente de los precios internacionales de las materias primas complementada con una mejora en la distribución de los ingresos”.

Uno de los problemas a atender, expresó, es el desempleo juvenil, que es cinco veces mayor que el desempleo en general. Allí, dijo, se requieren “cambios profundos”.

“Tenemos que pensar con las luces largas en una estrategia de desarrollo que debe superar la pobreza en un país donde no debería haber un solo pobre”. Esa estrategia, señaló, debe superar la estructura productiva del Uruguay, “cada vez más primarizada y transnacional, sometida y vulnerable a los ciclos de altas y bajas de los precios de las materias primas”,.

Para ello, puntualizó, es preciso “diversificar para aumentar la capacidad productiva del trabajo” y “establecer que no es mala palabra una política industrial positiva que ayude a diversificar” esa matriz, sin depender “del capital transnacional y primarizador”. Además, instó a “apuntar a cerrar las brechas de capacidades científicas y tecnológicas”, invirtiendo en innovación y desarrollo, y “priorizando el presupuesto educativo, especialmente el universitario”, para desarrollar una tecnología propia.

También pidió que la inversión directa extranjera tenga una parte en “un plan de desarrollo productivo” y que la macroeconomía no sea sólo responsable de los equilibrios, porque “el mercado no es mejor reasignador de los recursos”.

Finalmente, llamó a “no vilipendiar a nuestras empresas públicas, porque son una locomotora de desarrollo del país”.

“Cuando se puedan desenvolver las condiciones y desarrollar las circunstancias, desde el PIT-CNT, con todos los actores productivos, académicos y sociales incorporados hacia la estrategia nacional de desarrollo, convocaremos a un diálogo nacional por el desarrollo productivo de nuestro país”.

Reducción de la jornada laboral

El presidente del PIT-CNT también mencionó la jornada de la reducción de la jornada laboral y “celebró” que algunos actores políticos hayan “incorporado perspectivas en esta cuestión”. Abdala mencionó estudios realizados por el Instituto Cuesta Duarte, que indican que la reducción de la semana laboral mejora la salud y aumenta la productividad de los trabajadores.

Además, sostuvo que “la reducción de la jornada laboral es neutra con respecto a la creación de empleo nuevo, pero tampoco genera desempleo”, e indicó que, de 700.000 personas que trabajan más de 40 horas semanales, 520.000 son asalariados que podrían acceder a una reducción de su semana laboral.

Según Abdala, la central está dispuesta a discutir en términos de productividad e instó al sistema político a aprobar una ley que lleve la semana laboral a 40 horas semanales con pago de 48.

Paralelamente, dijo que es preciso “eliminar todas las formas de discriminación de género” y, en ese sentido, reclamó “prender las luces largas” y pensar en implementar un sistema “para que haya partidas de salarios que contemplen, en parte, el trabajo no remunerado que hace la mujer trabajadora”.

Plebiscito por la seguridad social

Abdala indicó que el plebiscito que impulsa el PIT-CNT está basado en “tres medidas cautelares, de autodefensa del trabajador, a la situación de la clase trabajadora después de que ya no puede trabajar”.

La campaña “Afirmá tus derechos”, dijo, se centra en que los trabajadores puedan jubilar a los 60 años, que la retribución mínima básica de jubilación o pensión de las personas sea, por lo menos, igual a un salario mínimo, y “la necesidad de desacoplar el lucro financiero de una espera que es conquista del movimiento obrero, que es la seguridad social”.

“Hay que preguntarse éticamente para dónde vamos, cuál es el tipo de sociedad en la que queremos vivir”, dijo.

En cuanto a las críticas que recibió la iniciativa, Abdala aseguró que “faltan a la verdad” quienes dicen que se confiscará el ahorro individual de los trabajadores, y dijo que hay otras fuentes de financiación que no sea un aumento del IVA. Como ejemplo, propuso gravar a “la cúspide de la sociedad, al gran capital, para que cada desposeído pueda vivir mejor”.

Abdala dijo que el hay 25.000 personas que tienen exonerado el impuesto al patrimonio, por lo que el Estado resigna 880 millones de dólares al año. Lo mismo ocurre con las exoneraciones al IRAE, que representan una resignación de 1.150 millones de dólares anuales, o al IRPF al capital, por unos 110 millones de dólares. “¿Le regalamos al capital más de 2.000 millones de dólares anuales y no podemos pagar una jubilación al salario mínimo?”, cuestionó. Además, mencionó las erogaciones que implican la asistencia a la Caja Militar y el aporte a la seguridad social que realizan los propietarios de grandes extensiones de tierras. Por último, abogó por “una reforma tributaria de segunda generación”.

Citando a José Batlle y Ordóñez, Wilson Ferreira Aldunate y Tabaré Vázquez, Abdala convocó a los trabajadores a “impulsar el plebiscito a lo largo y ancho del país para llevar adelante esta patriada”.

Telenoche | ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre Uruguay y el mundo.

SUSCRÍBETE

Te Puede Interesar