"Las empresas brasileñas no entraron en la ola conservadora", asegura este ejecutivo de ventas./AFP

Compartí con nosotros tus comentarios