Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Telenoche. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Duras críticas

"Entregaron el país en manos del narcotráfico", dijo Sanguinetti al FA

"Pedía un plan para la lucha contra el narcotráfico y se le informó (...) Igualmente, se salió de la sesión repitiendo que no había 'plan'", criticó Sanguinetti.

10 de junio de 2022 - 11:21

El pasado martes el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, compareció ante la Cámara de Senadores en régimen de Comisión General citado por el Frente Amplio ante el aumento de homicidios registrados en las últimas semanas.

El secretario general del Partido Colorado y expresidente de la República, Julio María Sanguinetti, criticó esta jornada en su columna del "Correo de los viernes" los dichos que varios dirigentes frenteamplistas realizaron tras la instancia parlamentaria.

"La sesión del Senado pedida por el Frente Amplio sobre política de seguridad es una expresión acabada de su manejo -bastante eficaz normalmente- de lo que suele llamarse postverdad, porque sin decir algo claramente falso, se esconde todo lo molesto y machaconamente se instala en un territorio de ficción para construir un 'relato' imaginario", comienza la columna.

"Pedía un plan para la lucha contra el narcotráfico y se le informó en la sesión del martes, en forma pública y aún secreta, de las líneas de acción policial, hasta en sus mayores detalles. Igualmente, se salió de la sesión repitiendo que no había 'plan'. Cualquiera creería que, bueno o malo, ellos tuvieron un gran plan y resulta que el Fiscal Jorge Díaz, en 2019 (Diario El País, 22 de agosto), rotundamente afirmó que hacía una década que no había plan alguno", agrega.

Más adelante, Sanguinetti expuso números acerca de la criminalidad en los últimos años y rechazó que recientemente se haya registrado una escalada.

"El debate entonces se desplaza hacia ese otro lado, plan sí, plan no. Simplemente para que no se centre en lo que no pueden explicar: que entregaron el país en medio de una crisis de seguridad nunca vista, con 15 años en que invariablemente creció, en cada período, el número de delitos", señala.

"Lo hemos dicho y repetimos: arrancaron con 7 mil rapiñas y terminaron con 30 mil. Ahora son 24 mil. Son muchas, pero incuestionablemente menos. O sea que se ha mejorado claramente en el delito más lesivo para la población. Llevamos dos años seguidos de baja, luego de 15 en crecimiento constante. Lo mismo ocurre con el hurto (19, 9 % menos), el abigeato (36, 4 %) y hasta los homicidios, que son naturalmente impredecibles y responden a realidades complejas. Aun allí también los hechos son claros: 393 en 2019, 300 el año pasado, o sea un 23% menos", detalla la columna.

"Ante la imposibilidad de discutir los grandes números, objetivos y concluyentes, se intenta trasladar entonces todo a un momento fugaz, episódico, sin perspectiva, que es el primer trimestre del año. Siguieron bajando el hurto y la rapiña. Desgraciadamente creció el homicidio: 92, cuando en 2019 habían sido 72. Pero si vamos para atrás, el primer trimestre de 2020, ultimo del gobierno frentista antes de entregar, se registró la misma cifra. El mes de mayo, invocado con dramática voz ahuecada, fueron 37, un mal resultado sin duda pero igual al de mayo de 2019. ¿Dónde está la escalada entonces? La postverdad apela entonces a la emoción, 'estamos en un momento crítico'", sostiene Sanguinetti.

Para Sanguinetti, hoy "se está luchando contra un flagelo que dejaron crecer por no enfrentarlo con rigor cuando era un fenómeno incipiente. Ese es el gran tema: entregaron el país en manos del narcotráfico y con Uruguay marcado en el mapa mundial del crimen organizado".

Según expresa Sanguinetti, los gobiernos del Frente Amplio "enfocaron mal el tema, porque su teoría era que no había que perseguir las bocas chicas sino los grandes distribuidores y al final resultó que no pudieron ni con unas ni con los otros. Fueron víctimas de sus propias teorías, dogmáticas, que hacían de delincuente una víctima de la sociedad capitalista, responsable de todos lo males, y del narco de barrio un muchacho pobre caído en desgracia".

"Los fracasados del régimen anterior montaron un escenario teatral para intentar exorcizar su desastre, apelando a imágenes surrealistas. Esas del mundo de los sueños de Dalí, en que los objetos se instalan en una realidad transfigurada. Los propios responsables de la debacle, los mismos, hablaban como si fueran expertos y, en el colmo de la comedia, ofrecían colaboración técnica. Hasta Jorge Vázquez, el hermano ex tupamaro del fallecido presidente, salió de su silencio para dar clase en la televisión, como si fuera parte de un éxito y no uno de los capitanes de la debacle", critica finalmente Sanguinetti.

Telenoche | ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre Uruguay y el mundo.

SUSCRÍBETE

Te Puede Interesar