Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Telenoche. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Historias asombrosas

31 de julio de 2012 - 00:00

Confundir la bandera norcoreana por la surcoreana, permitir que una desconocida mujer de rojo desfile con la delegación india, perder la llaves del estadio de Wembley o utilizar soldados para ocupar los huecos en las vacías gradas de algunas competiciones son parte del trabajo inesperado que el LOCOG se ha encontrado en estos primeros días de competición.

Eso en el plano organizativo. Deportivamente, los Juegos, al margen de los recurrentes titulares con las jovencitas en la natación, siempre ofrecen historias que rayan el 'frikismo', como la del remero de Níger Hammadou Djibo Issaka, quien aprendió a dar paladas hace tres meses y llegó a 1:39 minutos del ganador, el lituano Mindaugas Griskonis.

"No tengo técnica, sólo fuerza", dijo el remero de 35 años, quien ha hecho cursos intensivos de tecnificación en Túnez y la parte final de su preparación en Bélgica.

Si el caso de Issaka es competencia del COI, quien invita a deportistas de determinados países basándose en el concepto de solidaridad olímpica, el LOCOG ha sido responsable de, al menos, tres sonrojantes casos.

El primero ocurrió al confundir la bandera de Corea del Sur con la de Corea del Norte en el debut de las norcoreanas en un partido de fútbol ante Colombia. El primer ministro británico, David Cameron, tuvo que acudir al rescate: "Ha sido un simple error".

El siguiente es de seguridad y se produjo durante la ceremonia de inauguración. La delegación de la India pidio explicaciones al Comité Organizador porque una mujer desconocida, vestida con una chaqueta roja y unos pantalones azules, desfiló junto al abanderado.

La desconocida mujer se situó junto al abanderado, Sushil Kumar, y destaca por el color de sus ropas. El resto de los deportistas indios iban vestidos de amarillo. Sebastian Coe, responsable del LOCOG, adujo que la misteriosa dama había pasado los controles de seguridad y "se había entusiasmado demasiado".

Y entre cuestiones de protocolo y de seguridad, la pérdida de las llaves del estadio de Wembley resulta de difícil catalogación y más cuando los responsables son los policías. La solución ha sido cambiar las cerraduras de las puertas a las que correspondían las llaves.

Pero las anécdotas no terminan y sin duda la imagen de ayer fue la de la tiradora coreana Shim Lam . Que estuvo sentada más de una hora en la pista al no reconocer el fallo del jurado. EFE.

Telenoche | ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre Uruguay y el mundo.

SUSCRÍBETE

Te Puede Interesar