Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Telenoche. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
AFP.

Biden enfrentado a parálisis política y estallido de COVID-19

En todo el país las filas crecen frente a los centros de pruebas diagnósticas mientras se cancelan competiciones deportivas y espectáculos.

20 de diciembre de 2021 - 00:00

Joe Biden veía el lunes desvanecerse la esperanza de un acuerdo sobre su gigantesco plan con el que busca preparar a Estados Unidos para los retos del siglo XXI, en un fin de año de pesadilla también marcado por el aumento de casos de covid.

De regreso a la Casa Blanca tras un fin de semana en familia en Wilmington, Delaware, el presidente estadounidense, portando una mascarilla negra, caminó hacia el Despacho Oval sin dirigir una palabra ni una mirada a los periodistas que lo esperaban al descender de su helicóptero. Su agenda no prevé, de momento, ninguna comparecencia pública. 

El demócrata de 79 años, que asumió el cargo hace casi un año, todavía no reaccionó públicamente al golpe quizás fatal asestado este fin de semana a su plan "Reconstruir mejor" (Build Back Better, en inglés): 1,75 billones de dólares en gastos sociales y ambientales para que Estados Unidos prospere de cara al cambio climático y la competencia de China. 

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, estaba el lunes tratando de levantar la moral prometiendo en un comunicado: "Vamos a votar una versión revisada" del proyecto de ley BBB ya "aprobado por la Cámara de Representantes, y seguiremos votando hasta que tengamos algo". 

Biden permaneció en silencio, pero su portavoz, Jen Psaki, reaccionó con un comunicado de virulencia absolutamente sin precedentes, criticando "un giro repentino e inexplicable" y una "violación" de los compromisos de Manchin, un demócrata de Virginia Occidental que amasó una fortuna con los combustibles fósiles.

El golpe para Biden, cuyo índice de popularidad ya es muy bajo, es sumamente grave: no solo están en peligro sus reformas, sino que no queda mucho de su crédito político, cuando falta un año para las elecciones legislativas de mitad de mandato que podrían resultar un desastre para los demócratas. 

El presidente, un exsenador que se enorgullece de haber dominado el juego parlamentario como ningún otro, se dedicó personalmente al tema, hablando en varias ocasiones con Manchin, para disgusto de los progresistas de su partido, que se sienten estafados. 

"Es hora de quitarse los guantes y gobernar", tuiteó el lunes la congresista demócrata Alexandra Ocasio-Cortez, una de las caras más conocidas del ala progresista.

Telenoche | ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Suscríbete y recibe todas las mañanas en tu correo lo más importante sobre Uruguay y el mundo.

SUSCRÍBETE

Te Puede Interesar