El suceso ocurrió este jueves en Carolina del Sur (EE.UU.) cuando Romulus McNeill caminaba hacia su automóvil durante una tormenta.