Pese a que sus padres le recriminaron, la menor continuó diciendo malas palabras.