La cadena de peligros se produjo en una calle de la ciudad argentina de Rosario.