A pesar de su candoroso aspecto, la pequeña estadounidense demostró unas habilidades escénicas propias de una estrella consagrada y dejó al público sin aliento.