Gracias a sus buenos reflejos, el joven agarró a la pequeña al vuelo evitando que se golpeara contra el piso.