El insólito hecho ocurrió este martes en el aeropuerto de Berlín.