A sus 98 años, este judío belga afincado en Australia ha relatado los horrores vividos durante la Segunda Guerra Mundial.