El ave pertenecía a una traficante de drogas, que le había enseñado a avisar cuando los policías se acercaban a la casa.