Las madres de sus compañeras de escuela no les permitieron asistir al festejo excusándose en que la menor de once años fue agredida sexualmente por la expareja de su mamá.