La carta fue hallada por una pareja estadounidense que decidió hacerle realidad el sueño.