El emotivo video, con alumnos de la escuela de Carlos Reyles, fue grabado por la Usina Cultural del Ministerio de Educación y Cultura.