El registro civil del Ayuntamiento optó por comunicar esta situación a la Fiscalía por sospechas de que el nombre atente contra el interés del niño.