Al oír al animal, su propietario abrió los ojos tres días antes de lo previsto.