La monarca recibió el regalo de parte de unos estudiantes australianos y quedó como una broma en la familia real.