Durante la apertura del G20, el presidente de EE.UU. pasó por delante del mandatario ruso sin detenerse.