El hecho ocurrió en el Hospital de Urgencias de Trindade, municipio del estado de Goiás, en Brasil.