Tras dar a luz a la primera niña, el cuello uterino de la madre volvió a cerrarse y la segunda bebé pudo continuar el proceso normal de gestación.