La pena máxima por este tipo delitos en Australia es de 10 años de prisión o una multa de hasta 147.000 dólares.