El periodista se disculpó poco después diciendo que su mensaje fue interpretado erróneamente como una broma racista.