Los intrusos aspiraron las alfombras, ordenaron los juguetes de su hijo e incluso dejaron un origami en el baño. Todo sin dejar ni un solo rastro.