“No sé si fue un milagro o un regalo de Dios”, dice un chico argentino, cuya historia se volvió viral.