Una estadounidense confundió durante 34 semanas un embarazo con cálculos renales. Los médicos le dijeron entonces que estaba esperando gemelos, pero durante el parto le aguardaba otra sorpresa.