En las imágenes, el cuerpo y la cara del presidente estadounidense se ven algo más delgados, parece tener menos arrugas e incluso los dedos un poco más largos.