Después de examinarla por horas sin encontrar indicios de cálculos ni poder determinar el motivo de la molestia, un médico decidió pedirle a la joven que se acostara en una camilla para revisarla más detenidamente.