Investigadores chinos modificaron el ADN en dos gemelas para hacerlas resistentes a enfermedades como el VIH, el cólera o la viruela.