Miles de personas llegan cada año a este pueblo para recorrer las 2.000 tumbas y recibir a los difuntos de una peculiar manera.