El reporte encontró que el alto consumo de ambos tipos de carne genera -consecuentemente- un alto nivel de colesterol, superior en comparación al producido por el consumo de proteínas de origen vegetal.