El niño es producto de un trabajo conjunto de investigadores de Grecia y España que preserva el material genético de la madre, el cual se inserta en el óvulo de una mujer donante para que sea fertilizado con el esperma de su pareja.