Investigadores estadounidenses revelan el impacto que tienen las mascotas en la calidad de nuestro sueño.