"Probablemente, la asociación entre 'café' y 'excitación' es tan fuerte, que puede producir cambios cognitivos aun cuando no haya ingestión fisiológica de la cafeína", suponen los investigadores.