"Cada nacimiento (de un ejemplar) de una especie amenazada con la extinción, como los pandas, es un gran regalo", destacó el director del zoológico berlinés, Andreas Knieriem, citado en el comunicado.