Un informe de la Real Academia de Medicina de Bélgica advierte a los progenitores que no comer proteínas de origen animal puede provocar retrasos en el crecimiento y anemia en los menores.