Una especialista mexicana aseguró que el riesgo aumenta cuando las personas se realizan los tatuajes en lugares que no son seguros.