Investigadores de la Universidad de Cambridge sintetizan células con una versión sintética del genoma recodificado de una bacteria.