Un estudio realizado en Alemania analiza cómo el cansancio puede activar las áreas del cerebro relacionadas con el apetito.