Un estudio realizado en Estados Unidos determinó que los hijos heredan rasgos de personalidad que pueden hacer que tengan más o menos probabilidad de formar relaciones estables.