Google afirma que sus equipos investigan la filtración de estos datos de audio por parte de un empleado que "no respetó la política de seguridad de datos" de la empresa.