Los expertos reconstruyeron el rostro a partir de un cráneo canino encontrado en las Islas Orcadas, Escocia.