Microscópicas pero resistentes formas de vida habitan las aguas del Pacífico cercanas al punto Nemo, el lugar más alejado de cualquier costa.