Al menos el 37% de los casos de disfunción eréctil están relacionados con una causa fisiológica, principalmente con la diabetes.