Este descubrimiento, de acuerdo a los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.), podría ser un nuevo objetivo para los tratamientos "contra la obesidad y los atracones".