La medicina del deporte siempre se ha enfocado en los traumatismos craneoencefálicos sufridos como consecuencia de un gran golpe, pero la evidencia indica que el efecto acumulativo de golpes es más peligroso.