En ambos alimentos, advierte un grupo de científicos, puede alojarse una bacteria capaz de ocasionar desde una simple intoxicación alimenticia hasta la muerte.