Los cachorros capturados tras matar a sus progenitores, práctica común en Indonesia, pueden venderse en Japón hasta por 10.000 dólares estadounidenses cada uno.