Organizaciones animalistas animaron a otras compañías del sector, como Louis Vuitton, a seguir el ejemplo del gigante francés.